miércoles, 12 de septiembre de 2007

Gulliver en tierras Bolivarianas

Al parecer, antes de que comience la Feria Internacional del Libro de Caracas hay una gira de escritores por el interior de Venezuela en la que los mismos se acercan a los poblados a leer textos, realizar talleres y -seguramente- recoger historias de tan hermosa tierra.
Este año recibí una invitación en donde se me preguntaba si quería participar en dicho evento. Dije, claro, que "si, con mucho gusto". Y desde ahí mantengo una sonrisa en la cara.
Otros escritores que fueron invitados a esa gira mágica y misteriosa son el poeta Emiliano Bustos, el historietista y novelista Javier Chiabrando y el multifacético Federico Jeanmarie, entre otros nombres de esa importancia.
Lo que también es de remarcar es que cada escritor hace una ruta diferente. La parte del trayecto que a mí me incluye es la zona del Amazonas venezolano. Con viajes en chalana entre pueblo y pueblo; lecturas en el medio de la selva y todo eso.
La emoción es grande. La incertidumbre también.
¿No es acaso este un momento interesante para conocer dicho país?
¿Y no es una fábula lo de la chalana por el amazonas?
Me voy el 14 de octubre. Los iré manteniendo informados.

5 comentarios:

miguel Caiña dijo...

¡Que grande lucky, me sorprende y emociona! felicidades y toda la onda. !!!hay las amazonas¡¡¡

Miguel

Anónimo dijo...

que grossssso! decile a esta gente que necesitás un prensa/manager/plomo/amigo que te acompañeeee!!! y avisame rápido asi acomodo mi agenda. jajajaj!
te felicito!
martin.

Anónimo dijo...

Te felicito. Mucha onda. Tené en cuenta que el chavismo es especialista en vender bombas de humo. (llevate antiparras por las dudas, o la cremita que consideres oportuna). Suerte. Gustavo B.

Laura dijo...

Felicitaciones!!!!!!!
Un salvavidas celeste y blanco, que tenga el cara del señor K. en lugar de la cabeza de pato, estaría muy bien, ¿no?
Besos!

Lucho dijo...

Miguel: muchas gracias por la onda (el libro que estamos haciendo va a quedar precioso, vas a ver). Prometo cuidarme sigilosamente de las amazonas y sus flechas.
Martin: sabes que donde necesite un prensero/manager/plomo/amigo, ahí estarás. Sabés, también, que te necesito a menudo.
Gustavo: no te preocupes. Voy sí, con todos los radares atentos. No faltará asado para que charlemos de lo vivido por allá.
Laura: Hmmmm. No sé. Prefiero un salvavidas con tus ojos. No espero mucho más de esta vida.