lunes, 19 de julio de 2010

¿Libros para Bebés?



Las editoras de Una Luna nos preguntaron una vez —al ilustrador Fernando Rossia y a mí— si no nos gustaría escribir libros para bebés, ya que aquella es una franja en la que los autores no suelen bucear demasiado.

Debo reconocer que, al principio, la idea me dio un poco de miedo. Me recordó a un viaje a Bologna donde un editor me "contó" cómo debía escribir mis libros: "la mamá gata que busca al gatito por la cocina, por el comedor, por la escalera y lo encuentra finalmente en el patio jugando" (juro que me lo dijo así, no exagero).

Sin dudas, no era ese el tipo de historias que elegí contar a la hora de decidir ser escritor.

Sin embargo, el pedido de las editoras de Una Luna volvía a traer sobre el tablero del juego —escribir es como jugar— la idea de las historias "extremadamente sencillas".

El reto era contar, entonces, historias "extremadamente sencillas" que a mí me encante contar. Que tengan alguna cosita más que la gata buscando a su gatito por toda la casa para encontrarlo en el patio, jugando.

Y eso fue lo que intenté en esta serie de libros —con Fernando les decimos "los del fondo del mar", aunque en Una Luna les dicen "bebés acuáticos"— que nacieron como un ejercicio literario y se convirtieron en tres maravillas que acaban de salir del horno/imprenta.

Eso.
Que se acaban de publicar tres libros para bebés, escritos por un servidor e ilustrados por el maestro de Fernando Rossia.
Y que es un placer. Como siempre.

7 comentarios:

Hernán Carreras dijo...

ALGO MÁS?!
por qué no te tomas unas vacaciones... largas... de por vida digamos, así tenemos oportunidades los demás!! :P

Je, fuera de chiste, felicitaciones!!
nos veremos nuevamente por la feria.

Aleta Vidal dijo...

estaban en la feria? ufa no los vi!

Dialoguista dijo...

Es interesante lo que planteas, puede parecer tonto escribir estos libros pero requiere de destreza poder hacerlo sencillo y a la vez interesante. Debo decir que el tercer título me sonó a mucho para un libro de bebés. jijiji. De todas formas te cuento que las mamás agarramos la idea base del libro, y lo vamos contando moficiando las palabras según lo que nuestros hijos vayan entendiendo en cada etapa. Lo bueno es que la historia sea lindaaa ;-)
El buscar en todos lados y encontrar en el patio, también puede funcionar eh!!! te lo digo por que una inventa historias tooodo el tiempo jajajaja. Esencialisimo que haya conflictooo, no pura descripción, porque no importa si tienen meses o años, los chicos captan el conflicto por sencillo que sea y ahi enganchan en la historia. Pero para que te digo todo esto si vos ya lo sabes, jajaja. Pero bueno, fue una visión más de mamá que de escritora lo mio ;-)
Decime: las tapas y hojas son de plástico "comible" jajaja o son de papel?
Mucha merde con los libros, que de segurito van a ser un exito, hay pocas variantes de estos libros y es algo que de verdad hacia falta en el mercado ;-)
Saludos!!!

fernando dijo...

Lucho!!!!! La verdad es que estoy muy contento con estos libros y con DOROTEA!!!! Como olvidarme de ella???
Te mando un abrazo enorme y pasaba a decirte nuevamente que es UN FLOR DE HONOR trabajar con vos!!!!!!
Y vamos por mas que el año no terminó!!!!

Lubrio dijo...

No hay campo donde no estés dejando huellas... felicitaciones! :)

keki dijo...

Que buenooooo !!! es verdad no hay muchos. Y lo que hay subestiman al bebe con peluchitos y otras telas jaja.
LOS FELICITO... quizás me ponga a pensar algunas ideas para los más pequeñitos!

un beso enorme.

Luciano Saracino dijo...

Hernán: Acabo de volver de una semanita en la costa que no sabés lo bien que me hizo... aunque no te preocupes. Lugar para vos hay seguro! Es una premonición!

Aleta: Pero después los viste en la presentación del libro, ¿no?

Dialoguista: nunca mejor explicado que como lo explicaste vos. ¡No hay nada más groso que las mamás que cambian las historias y los textos de los libros! Escritoras sin saberlo, porque saben lo que más le gusta a su lectorcito preferido. Mil abrazos!

Fer: El HONOR es todo mío. Sabelo.

Lubrio: Donde pasé dejé huellas (decía Inodoro Pereyra). Después pavimentaron. :) Gracias!

Keki: ¡A por más libros para bebés!