miércoles, 11 de junio de 2008

Grandes personajes de ayer y hoy: Fantomas

Como hace rato no tengo novedades interesantes para poner en el blog (ya van a venir, estamos trabajando en ellas), voy a robar una idea del blog de mi amigo y colega Infame y me voy a poner a escribir de los personajes que más me gustan (vale decir que la maravilla del blog de Infame es que los personajes son ilustrados con el particular estilo de uno de los mejores dibujantes del momento).

Quiero empezar con Fantomas. Simplemente, porque Fantomas fue uno de los personajes favoritos de mi infancia y primera juventud.

Es verdad que está inspirado en un criminal de novelas policiales creado por Marcel Allain y Pierre Souvestre en 1911. También es verdad que el director de cine Louis de Phillippe hizo una decena de perlitas con este personaje. Pero para mí, el Fantomas más bonito es mexicano y era el protagonista de una colección de historietas que todavía guardo como tesoro.

Comenzaban los ochentas y los únicos cómics que se conseguían en mi país (sacando el Patoruzú y las Tony) eran los que se importaban de la Editorial Novaro. Entre ellos, un ladrón de capucha blanca y técnicas perfectas me quitaba el sueño.

Me gustaba que la policía lo persiguiera.

Me fascinaba que considerara que las mejores obras de arte de la historia quedaban mucho mejor en su cuartel que en los museos.

Me parecía bien que nunca matara a nadie en la concreción de sus delitos.

Me parecía el mejor slogan del mundo ese "la amenaza elegante" que aparecía bajo su nombre en cada portada.

Me deliraba con su harén de ayudantas bautizadas con los signos zodiacales (sólo quien fue niño en aquel tiempo y supo apreciar aquellas mínimas vestimentas sabe de qué hablo).

Me daba aires de importante memorizar las contraseñas para entrar a su guarida (siempre frases maravillosas escogidas de grandes poetas).

Me emocionaba que cada tanto se disfrazara de -no sé- piloto de fórmula uno y les ganara el premio a los más grandes corredores de la época.

Me hermanaba que los ciudadanos jovenes de Paris (allí era donde sucedían la mayoría de sus historias) hicieran manifestaciones en su apoyo mientras la población adulta y retrógrada lo consideraba un criminal/terrorista.

Me daba orgullo que siempre cenara con las actrices más hermosas del cine mundial.

Me producía incógnita aquella máscara y cierto pasado que nunca se develaba.

Que quede claro: hablamos de uno de los dos más grandes dandys que ha dado el comic mundial (el otro se llamó Corto Maltés). Y eso es suficiente.

Además, Fantomas es el único personaje de historietas que puede darse el lujo de haber actuado en un guión esrito por Julio Cortazar. Ya quisiera Batman o Condorito tener semejante galardón.

Hace rato que vengo pensando un argumento en el que participa Fantomas. Realmente me encantaría ponerme, por lo menos una vez en la vida, la capucha, la capa y su traje azul.
Y robarme a la maja desnuda para ver cómo besa. ¿Por qué no?


Este post va dedicado a mi hermano Luis Sampaoli, que sabe más que yo de Fantomas porque siempre se las arreglaba (quien sabe con qué artimañas) para robarlas de los lugares más custodiados de las cajas fuertes mundiales.

6 comentarios:

Alejandro dijo...

Me encantó lo que escribiste (mejor dicho como lo escribiste)
Debió ser maravillosa la experiencia de de poder leer a Fantomas a tan temprana edad, sin duda que se te debían quedar grabadísimas sus "salidas"
Lo que es yo lo vengo descubriendo hace no mas de un año, y aquí en Chile no hay nada en librerías, una verguenza, asi q debo conformarme con leerlas tras una fría pantalla de computador
Saludos y guarda tus historietas, que cualquier día me disfrazo de cualquier cosa y te las robo jaja, ¿quien sabe si de Fantomas? =)

Lucho dijo...

Alejandro: ¡qué bueno tu comentario! ¡Gracias! Te cuento que realmente fue un placer haber crecido al amparo de este "delincuente". Una lástima que en tu país no se consigan sus "delitos", porque realmente valen la pena.
Un consejo: no leas más esa pantalla fría y sin tactos posibles. Saltate la cordillera y comprate en el Parque Rivadavia una pila de ellas (o disfrazate de Fantomas para robarle "¡a otro!" sus aventuras). Si te veo venir con fines amenazadores para con la elegancia de mi biblioteca de historietas: ¡me defenderé!
Saludos!

Batman Wayne dijo...

Mientras leia tú comentario, no pude dejarme de ver a mi mismo en mi adolescencia, leyendo esas mismas ediciones de la novaro, sobre todo lo de sus ayudantes(me gustaba mucho Virgo, debe ser por mi signo), en fin un gran personaje, no sé si al nivel de Batman, pero tenia un gran encanto, su manera irreverente de desafiar lo establecido como correcto, sin dañar a nadie exepto a quien se lo merecia,y no de forma fisica, sino quitandoles lo que mas apreciaban, ¿un criminal, un delincuente?, no señores Fantomas no es nada de eso, Fantomas es un heroe, extraño tal vez, extravagante en su manera de actuar o castigar a quien considera que se lo merece,es un incomprendido para quienes no conocen el significado de la palabra justicia, por que sin lugar a dudas Fantomas es y será siempre un Heroe.

Anónimo dijo...

Como dijo "Batman..." yo también me identifiqué con tus comentarios, sólo que yo lo leía cuando era aún un niño. Aún recuerdo cuando esperaba que mi padre llegara a la casa para arrebatarle las revistas de Fantomas, que yo sabía que traía, y encerrarme en mi cuarto para leerlas. Se podría decir que aprendí a leer con ellas. Llegué a tener casi 150 ejemplares muy bien ordenadas. Realmente era un ser admirable.
Fantomas no es cualquier ladrón, ni cualquier Robin Hood, sino que tiene clase, amplia cultura y, sobretodo, gran inteligencia. Es todo lo que muchos queremos ser.
ROJIMIO.

Anónimo dijo...

que bueno que sacas a fantomas a luz para aquellos que lo vivimos para mi es el heroe favotito tanto que ya tengo con mi cuenta de mail de hace años con es nombre fantomas @hotmail siempre me gusto em como se escucha FANTOMAS LA AMENAZA ELEGANTE

Lucho dijo...

Rojimio: Realmente, tener ese tipo de recuerdos (los del padre llegando a casa y nosotros robandole las historietas) son de los que hacen huellas. Los que marcan infancias. Me alegro que compartamos esa magia de leer a Fantomas después de hacer la tarea. Y, a veces me pregunto... ¿qué será de las miles de historietas que alguna vez tuvimos y fuimos cambiando en maliciosos 2x1 sin ningún tipo de inteligencia de nuestra parte. ¡Las perlas que hemos perdido!

Anónimo: me dejaste pasmado. Hace diez años, una casilla de correo que yo utilizaba para enviar mensajes "misteriosos" era justamente la que estás usando desde hace un tiempo vos. ¿Ne te parece impresionante? Cuidá el cuartel. Y mandale un beso a las chicas del zoodíaco.